Pronto. Muy pronto.

Anuncios

Avanzar es única manera de aprender

Echar de menos lo que una vez echaste de más. Y es que nadie puede advertirnos; o sí, pero no aceptaríamos el consejo. Son de ese tipo de experiencias que solo se aprende viviendolas, no hay otra manera.

Nos aferramos al mundo de fantasía y de que todo es de color azúl (si, azul, me gusta más que el rosa). Pero no es así, los obstáculos nos vienen uno detrás de otro, como una maquina de bolas de tenis acribillandote sin respiro. Y es ahí donde nos forjamos como personas, donde hemos llegado a ser quienes somos, y lo que llegaremos a ser. A base de golpes, de esfuerzo y sacrificio, mucho sacrificio.         

Y no es que la suerte no caiga del cielo, es que directamente no existe. Existen las capacidades de cada persona, las aptitudes para afrontar el trabajo que desempeñamos, y la actitud para hacer frente a ello. Y me Atreveria a decir que esta última seria la mas importante de todas. Nada de lo demas importaría si no somos capaces de afrontarlo de la manera correcta.

Sobra decir que no será fácil. Requiere mucho esfuerzo y sacrificio, días duros en los que tirar la toalla sería lo mas fácil, pero ahí es cuando llegamos a ese punto de inflexión, donde debemos armarnos de valor, donde debemos echarle cojones, y demostrar que valemos para esto y mucho más. Y ahí es donde yo me encuentro, amigos mios. En esa encrucijada de la que nadie escapa.

Y os lo aseguro se me esta haciendo muy duro, pero estoy seguro de que la recompensa será aun
mayor.

Arrepentirse de lo realizado jamas será tan doloroso como la incertudumbre de no saber jamás el resultado.

http://youtu.be/UJWk_KNbDHo

FJ.

También podría mentirte…

Imagen

Podría decirte que no echo de menos cada ápice de tu sonrisa.

Podría decirte que nunca me interesaron tus labios de coral.

También podría decirte que ya no recuerdo esos ojos negros como la noche, que te envuelven y que atraparían a cualquiera durante horas, aunque odies que te miren.

Podría decirte que esa espontaneidad que te caracterizaba, y que tanto me llamaba la atención, la odiaba con todas mis fuerzas.

Podría decirte que nunca me di cuenta de tu manía a la hora de remangarte los pantalones cuando hacías deporte.

Podría decirte que para nada eras adorable cuando intentabas cantar para adentro con la única intención de que yo no te escuchara, porque me parecía una gran tontería que te diera vergüenza.

Podría decirte que aquellas conversaciones durante horas no eran mas que una forma de pasar el tiempo.

Podría decirte que me parecían ridículas todas y cada una de las fotos que me mandabas, con cada cara a cada cual mas patética.

Podría decirte que tus ridículas amenazas transformadas en notas de audio eran mi excusa para reírme a muerte de ti.

Podría decirte que no TE echo de menos

Pero claro, también podría mentirte… .

 

-FJ.

Despertares..

Lentamente los primeros rayos de luz entraron en la habitación, y conforme se aproximaron a sus ojos, calidos y delicados, no tuvo mas remedio que abrir sus ojos, no sin antes luchar un poco contra la morriña de cada mañana. Miro a su derecha, hacia el reloj. Eran las 6:55, aún le quedaban 5 minutos hasta qe su despertador sonase. Se incorporo, y miro a su izquierda…y allí volvia estar Ella, un dia mas.

Desde que la vio por primera vez, supo que los angeles existian, que Ella no podia ser de este mundo. Y es que era mirarla, y en su cabeza automáticamente sonaba “In my veins”, de Andrew Belle, como cada dia. Estaba tumbada boca abajo, con su melena dorada desaliñada, la cual no podía quedarle mejor aunque intentase hacerlo a conciencia; sus labios rosados… ¡ay sus labios! Los cuales harian temblar de envídia a la mismisima Afrodita. Era perfecta. A mis ojos no podia ser de otra manera, no podría haber ser mas bello sobre la faz de la tierra.
De repente apreto un poco los ojos, remoloneandose, como si intentase librar esa batalla contra el sueño y la comodidad de la cama, que nadie puede ganar. Al cabo de 20 segundos de pura lucha, se resigno, abrió los ojos, y me miró fijamente, con esos ojos azul coral, que hacian que todo se desvaneciese, sin importar nadie mas que nosotros dos. Seguidamente me regalo esa sonrisa de cada mañana, tan dulce como solo Ella sabia hacerlo, con la seguridad que nadie mas podia aportarle. No existia palabra con la cual poder expresar la felicidad que emanaba de él en aquel momento. Deseaba que aquel momento no acabase jamas… .

“Ring..Ring..Ring..Ring”

Aquel maldito despertador le sobrecogió, abrio los ojos y se incorporo rapidamente, miro a su izquierda pero alli no se encontraba nadie. Se miro fijamente las manos. Apretó los puños con fuerza. “Esta vez parecia tan real..” pensó para sus adentros. Cerro los ojos. Suspiró.
Otro dia mas volvia a repetir el mismo sueño. “Esta chica tiene que ser real, tiene que serlo….la encontrare, ¡Lo prometo!” se dijo a si mismo.

Debia darse prisa, no podia permitirse llegar tarde al trabajo un dia mas… .

-FJ.

Oportunidades.

¿Por qué siempre tenemos ese afán de que debemos esperar el momento oportuno para realizar las cosas? Ese afán que nos lleva siempre a equivocarnos, a creer que hacemos lo correcto al esperar ese momento que nunca llega, y nunca llega porque esta sucediendo en este momento. Sucede cada minuto que pasa, y es porque los momentos ideales no existen por si solos. Somos nosotros los que tenemos que hacer que ese momento sea el oportuno, el ideal, el maravilloso e inolvidable.

Dejémonos es excusas baratas. Dejemos de ponernos trabas a nosotros mismos, ¡dejémoslo de una vez! Porque el día de mañana, el día que te detengas, que respires hondo tres veces….ese día, te darás cuenta de todo el tiempo que desaprovechaste esperando meras ilusiones.

Da el paso, no te lo pienses. Ve hacia esa chica que tanto te gusta y habla con ella, no seas tímido. Saca ese billete de avión y vete al extranjero, no tengas miedo. No dudes, hazlo. Nadie te puede asegurar el éxito, nadie puede prometerte que irá bien, porque te aseguro que tropezarás, y de seguro que serán muchas veces. Pero tengo buenas noticias para ti, amigo o amiga mía, porque eso…eso es vivir.

Dentro de ti existe la capacidad de manifestar todos tus deseos. (Wayne Dyer)

Una simple melodia

Si tuvieses que elegir la melodía de tu vida, ¿Cual elegirías? Hablamos de una melodía que englobe todo lo acontecido en tu vida, la cual al cerrar los ojos te haga ver y revivir esos momentos de ilusión, esos momentos que te hicieron despertar los mas profundos sentimientos de aquellos días de antaño. Un día cualquiera con una cerveza en la mano, con la inmejorable compañía de nuestros amigos inseparables, Recordar el paisaje mas bello que jamás viste. Las emociones exaltadas con aquel beso. La inocencia de cuando éramos niños. Esas peleas entre hermanos que con tanto cariño recordamos. Son tantos e innumerables, que podría tirarme horas escribiendo, pero no es plan aburrir al personal. Asi que perdonad el sentimentalismo y la añoranza, me habéis pillado en una noche un tanto sensible. 🙂

He aquí mi banda sonora, ¿y la tuya?

No necesitaba mas.

Nunca fue, ni es, un hombre de muchas palabras; pero que bien se le daba escuchar. Nunca ha sabido expresarse en el trato cara a cara -pobre-, pero siempre estaba ahí para todos. Le encanta ayudar, y lo demuestra dia a dia. No digo que de los mejores consejos del mundo, pero daba los que, a su parecer, creía que todos necesitaban en ese momento. Mañana, tarde o noche. Ya sea por teléfono, por WhatsApp o cara a cara; él es todo oídos. Podrían estar horas y horas hablandole, sobre situaciones, sentimientos o experiencias que necesitaban ser escuchadas, nada mas que eso, y ahí estaba él, sin darse cuenta llevaban 20 minutos hablandole, y ahí seguía, sin pestañear, con su mirada fija en los ojos, sin perder ningún detalle, analizando cada situación e intentando dar el mejor consejo posible. Tal vez parezca una tontería, pero es lo que a él le hace feliz. El simple hecho de ser él en quien poder confiar y pedir consejo -independientemente del contenido de este- le llenaba de orgullo, de felicidad plena. No necesitaba mas.